Hazme un te quiero.

Los te quiero no se dicen, se hacen Escupimos los te quiero como cáscaras de pipas, por pura inercia, como si molestaran en la boca. Son te quiero que rellenan silencios, que empiezan o acaban frases; son te quiero de todo a un euro, sin sentido. Ocho letras que no…